CBD y Sistema Endocannabinoide

El Cannabidiol o CBD, es uno de los compuestos más importantes que podemos encontrar en la planta de marihuana. Estos compuestos son conocidos como cannabinoides, el más famoso de ellos es el THC o tetrahidrocannabinol, que además de propiedades medicinales, contiene propiedades psicoactivas. A diferencia del THC, el CBD solo contiene propiedades medicinales, esto quiere decir que no genera ningún tipo de sensación relacionada a lo que generalmente se conoce como “estar fumado”. Incluso, el cannabidiol aplaca los efectos psicoactivos que provoca el THC, por lo tanto, consumirlo permite también obtener los beneficios medicinales del tetrahidrocannabinol sin sentir la psicoactividad.

Actualmente, el CBD se utiliza para tratar enfermedades y patologías como el cáncer, el alzheimer, la depresión, la gastritis, la artrosis, la fibromialgia entre muchas otras. Existen muchas maneras de consumirlo, puede ser através de aceite, píldora, extracto puro, crema, alimentos. 

Los cannabinoides que son suministrados de manera consciente y responsable no tienen toxicidad para el cuerpo humano. Esto se debe a que los humanos poseemos un sistema endocannabinoide que procesa estos compuestos y los conduce hacia las áreas del organismo que los necesitan para funcionar de manera correcta y sana. El sistema endocannabinoide está conformado por un grupo de lípidos neuromoduladores y receptores (CB1 y CB2) que se encuentran distribuidos en todo el cuerpo humano y que están directamente involucrados con una extensa variedad de procesos fisiológicos tales como el apetito, el sistema nervioso, la sensación de dolor, la memoria, la sinapsis neuronal, la plasticidad neuronal, el sistema inmunológico, entre muchos otros. Esto quiere decir, que el cuerpo humano posee un sistema particular que solo sirve para procesar los cannabinoides de la planta de marihuana, permitiéndole así, acceder a los beneficios de la misma.